Estados Unidos amaga con sanción a Corte Internacional

John Bolton, asesor de seguridad nacional del Presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó este lunes con sancionar a la Corte Penal Internacional (La Haya) si decide investigar a Estados Unidos o Israel, e incluso con tomar medidas en la ONU para restringir los poderes de ese tribunal

"Si la Corte va a por nosotros, por Israel u otros aliados, no nos quedaremos callados", indicó el asesor en su primer discurso formal desde que llegó al cargo en abril.

"Prohibiremos la entrada de sus jueces y fiscales en Estados Unidos. Sancionaremos sus fondos en el sistema financiero de Estados Unidos y les procesaremos en el sistema criminal estadounidense. Haremos lo mismo con cualquier compañía o Estado que coopere en una investigación de la Corte Penal Internacional contra estadounidenses", añadió.

Además, indicó que Estados Unidos considerará tomar medidas en el Consejo de Seguridad de la ONU para restringir los amplios poderes de la Corte y asegurarse de que no ejerza su jurisdicción contra estadounidenses o los ciudadanos de aliados de Washington que, como Israel, no han ratificado el Estatuto de Roma.

"Tomaremos nota de si algún país coopera con las investigaciones de la Corte sobre Estados Unidos y sus aliados, y lo recordaremos a la hora de determinar la asistencia económica, militar y de inteligencia (al extranjero)", concretó el asesor de Trump.

Bolton, quien ha sido uno de los mayores críticos del tribunal de La Haya desde su establecimiento en 2002, aseguró que la amenaza responde a la posibilidad de que la Corte Penal Internacional inicie una investigación sobre posibles crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos por las tropas estadounidenses en Afganistán.

"Cualquier día, la Corte podría anunciar el comienzo de una investigación formal contra estos patriotas estadounidenses (...) El tribunal nos ha informado de que el fiscal ha pedido que la corte abra una investigación formal, y queríamos dejar claro a la Corte cuál es nuestra posición", explicó el asesor de la Casa Blanca.

"Estados Unidos usará cualquier medio necesario para proteger a nuestros ciudadanos y aquellos de nuestros aliados de ser procesados injustamente por esta corte ilegítima. No cooperaremos con la Corte (...). Dejaremos que la Corte se muera sola. Al fin y al cabo, en la práctica, la Corte ya está muerta para nosotros", señaló.

El asesor de Trump argumentó que la corte es ineficaz y peligrosa, a la vez que cuestionó la legitimidad de un órgano capaz de procesar a ciudadanos de países que no son parte del Estatuto de Roma -el tratado fundacional de este tribunal-, como es el caso de Estados Unidos e Israel.

"Ningún comité de naciones extranjeras nos dirá cómo gobernarnos y defender nuestra libertad", subrayó el funcionario.