Donald Trump enfrenta presión en TLC sin Canadá

El esfuerzo del Presidente Donald Trump para obligar a Canadá a firmar un nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) bajo sus condiciones enfrenta nuevos obstáculos debido a la creciente oposición interna a su amenaza de proceder sin el vecino del norte de Estados Unidos.

Trump hizo pública su frustración durante el fin de semana largo, con críticas a Canadá en Twitter, y al gran número de defensores en ambos partidos políticos.

El Presidente amenazó con dejar a Canadá fuera del nuevo acuerdo comercial ya negociado con México, pero sin el apoyo del Congreso carece de fuerza para obligar a Ottawa a hacer concesiones en las conversaciones que se reanudarían el miércoles.

"Habrá mucha presión para llegar a un acuerdo con Canadá", dijo Mark Sobel, ex funcionario del Tesoro y actual presidente del grupo de investigación OMFIF.

"Canadá es el principal socio comercial de muchos estados, gran parte de nuestro futuro económico está vinculados a Canadá".

La batalla con Canadá se está desarrollando a medida que la Casa Blanca también se prepara para implementar nuevos aranceles sobre productos de China que representan unos 200 mil millones de dólares en comercio anual, en la medida más significativa de aranceles impuesta hasta ahora contra Pekín.

El periodo de comentarios públicos termina el jueves y personas familiarizadas con las deliberaciones de la Casa Blanca dijeron la semana pasada que el Presidente está ansioso por actuar pronto después de ese plazo. China ya ha señalado que tomará represalias.

Sobre el TLC, Trump comenzó su feriado del Día del Trabajo el lunes atacando a Richard Trumka, el jefe de la AFL-CIO, el mayor grupo sindical de Estados Unidos, que dijo en "Fox News Sunday" que "es bastante difícil ver" cómo funciona el TLC sin Canadá. Trump había esperado que los sindicatos presionarían a los demócratas para respaldar su enfoque.

Los funcionarios europeos están observando atentamente las negociaciones del TLC en busca de una señal de cómo Trump y su equipo abordarán las negociaciones comerciales con Europa, que comenzaron como resultado de un acuerdo a fines de julio entre Trump con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Sin embargo, ese pacto también parecía frágil después de que Trump le dijo a Bloomberg News la semana pasada que el comercio de Europa era "casi tan malo como con China, solo que más pequeño".

Tanto los negociadores canadienses como estadounidenses insisten en que han logrado avances en las conversaciones que se reanudarán el miércoles. Pero también se han estancado en asuntos delicados relacionadas con el sector lácteo canadiense y la insistencia de la administración Trump por eliminar un mecanismo de resolución de disputas que Ottawa considera crucial.