Desciende en junio arresto de ilegales

Primicia AP. La caída podría reflejar que la política de ´tolerancia cero´ ha tenido un efecto disuasivo

McAllen, Tx.

Los arrestos de la Patrulla Fronteriza declinaron marcadamente en junio a su nivel más bajo desde febrero, según un funcionario federal, lo que pone fin a cuatro meses consecutivos al alza.

La caída podría reflejar una tendencia estacional o que la política de "tolerancia cero" del presidente Donald Trump de enjuiciar a los adultos que hayan ingresado ilegalmente en el país ha tenido un efecto disuasivo.

La Patrulla Fronteriza efectuó en junio 34.057 detenciones en la frontera con México, una baja de 16% respecto de las 40.344 en mayo, según el funcionario que solicitó el anonimato porque las estadísticas aún no estaban disponibles al público. La cifra de junio es preliminar y está sujeta a cambios.

Aunque los arrestos rebasaron en más del doble los 16.077 de junio de 2017, la aguda declinación respecto de la primavera podría restar fuerza al discurso del gobierno de Trump sobre una frontera en crisis.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus iniciales en inglés), que incluye a la Patrulla Fronteriza, declinó hacer declaraciones sobre las cifras con el argumento de que no lo hace sino hasta que se hayan hecho públicas "para garantizar la congruencia y la precisión".

El gobierno anunció a principios de mayo que todas las personas que ingresaran ilegalmente, incluidos adultos con menores, serían procesadas penalmente. La separación de más de 2.000 niños de sus padres suscitó indignación a nivel internacional y Trump canceló esa medida el 20 de junio, cuando ordenó que las familias inmigrantes permanecieran juntas.

Exigen acabar con separación familiar


DETENCIONES. En esta foto de archivo del 11 de agosto de 2017, los inmigrantes cruzan ilegalmente a los Estados Unidos a lo largo del Río Grande cerca de Granjeno, Texas.

El escándalo por la separación de familias migrantes por la Administración Trump estalló el sábado en el Valle y otras ciudades fronterizas de Estados Unidos con la frontera norte de México.

Además, las calles de todo Estados Unidos se cimbraron con las decenas de miles de personas que escenificaron más de 700 marchas en diversas ciudades.

Vestidos de blanco y con pancartas que ridiculizaban a Trump, los manifestantes marcharon desde la plaza hasta el Departamento de Justicia.

Las exigencias de la convocatoria eran tres: reunificar inmediatamente con sus padres a los alrededor de 2 mil niños migrantes que permanecen separados; acabar con la política de "tolerancia cero" de la Administración; y acabar con la detención de familias.


FRENAN. Un funcionario estadounidense dijo a The Associated Press que los arrestos de la Patrulla Fronteriza cayeron bruscamente en junio de 2018 al nivel más bajo desde febrero.

FAMILIAS UNIDAS, GRITAN EN LAREDO

Bajo el grito de "Familias unidas, jamás serán vencidas" y de "Despierta Laredo", medio centenar de activistas locales realizaron una marcha pacífica para protestar por la separación de familias indocumentadas.

"Estamos aquí como parte de un movimiento a nivel nacional con marchas simultáneas en diferentes puntos de Estados Unidos para pedirle al presidente Trump poner fin a la separación de familias y al trato inhumano a los niños indocumentados", dijo Karina Alvarez, de la Alianza de Inmigrantes de Laredo.

La marcha local comenzó en el Centro Cívico y finalizó en Panamerican Courts luego de recorrer unas 20 cuadras resguardada por patrullas de la policía de Laredo.

"Esta marcha representa el sentimiento que hay en todo el país en contra de la separación de familias, se trata de un nuevo ataque a la comunidad migrante por parte del presidente Trump", dijo Raúl Reyes, alcalde de El Cenizo y presidente de Lulac Concilio 12.

Consideró importante que Laredo participe porque 95 por ciento de su población es hispana y es necesario levantar la voz. "Lo decepcionante es que no hay líderes de la comunidad, oficiales electos que sólo son buenos para enviar avisos a la prensa, pero que en lugar de estar aquí hoy esconden la cabeza; es una pena que no participen", afirmó.

Adolfo González, activista de muchos años, también reporchó el poco interés de los oficiales para apoyar este movimiento.

Participaron veteranos de guerra, maestros, médicos, estudiantes, amas de casa, gente común y hasta niños. Ana Sáenz, Beto Chapa, Rosalía Padilla, Sulema Ortiz y decenas más protestaron contra la separación de las familias extranjeras de origen indocumentado.

"Votar, esos es los que tenemos que hacer todos los Demócratas, votar cada elección que haya, local, de condado, estatal o federal, directiva de las escuelas, de los jefes de las policías, de lo que sea, siempre votar, para quitarles el poder de la cámara de diputados y de la de senadores, como hoy las tienen los Republicanos", dijo Ana Sáenz.


ESPERANZAS. Un niño inmigrante mira desde un autobús de la Patrulla Fronteriza en McAllen, Texas.