Demandan 20 años para expresidente corrupto

SEÚL, Corea del Sur

La Fiscalía surcoreana pidió el jueves pasado 20 años de cárcel para el expresidente de Corea del Sur Lee Myung-bak, quien gobernó el país asiático de 2008 a 2013, por diversos delitos de corrupción.

Lee, de 76 años y en prisión preventiva desde marzo, está acusado de 16 cargos distintos entre los que se incluyen soborno, abuso de poder o malversación.

Los fiscales solicitaron además una multa de 15 mil millones de wones, cerca de 13.3 millones de dólares, y la devolución de los 11 mil 100 millones de wones (9.8 millones dólares) que supuestamente obtuvo Lee de sobornos procedentes de distintas entidades estatales.

La justicia también investiga al el ex Mandatario por la malversación de unos 35 mil millones de wones, 31.1 millones de dólares, del fabricante de componentes para automóviles DAS, propiedad de su hermano, con fines políticos y personales.

El ex Presidente, quien se ha declarado inocente de todos los cargos, es el cuarto ex Presidente surcoreano que ha sido juzgado junto a Chun Doo-hwan -que lideró la última junta militar hasta 1987- y los también conservadores Roh Tae-woo y Park Geun-hye.

"Es humillante para una persona que ha pasado toda su vida condenando la corrupción y manteniendo la vigilancia contra este tipo de cosas", señaló Lee.