Brote récord de sarampión despierta alarma en Europa

Las autoridades atribuyen el aumento de casos a la ineficacia de los programas de vacunación en algunos países y a los movimientos de población

Un brote de sarampión sin precedentes desde 2010 en Europa ha despertado la preocupación de las autoridades sanitarias, según comunicó este lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS). En los primeros seis meses de este año, se registraron más de 41.000 casos de infección por este virus, casi el doble que en todo 2017. También se contabilizaron 37 muertes debidas a esta enfermedad. La mayoría de las infecciones se registraron en Ucrania (23.000). Los otros países más afectados fueron Rusia, Georgia, Serbia y, dentro de la UE, Grecia, Italia y Francia. Las autoridades señalan la ineficacia de los programas de vacunación en algunos países y el movimiento de población posiblemente contagiada, sobre todo en verano, como las principales causas de este aumento de casos.

"El sarampión ahora mismo es una cuestión internacional, pero la razón está en que la población no está bien vacunada", afirma Josefa Masa, especialista del Centro Nacional de Epidemiología (Instituto Carlos III de Salud). Masa cree que los fallos en las medidas de prevención puede depender de factores que varían según el caso concreto. Puede tratarse de la desconfianza en las autoridades provocada por una crisis política, como en Ucrania, o del auge de los movimientos antivacunas, como en Italia o Alemania, detalla la epidemióloga. También las peculiaridades del sistema de salud, como en Francia, pueden hacer más complicado garantizar la vacunación de toda la población, según Masa.

Si en 2016 el sarampión afectó a 5.237 personas, el número de infecciones aumentó un 450% el año siguiente (23.927), lo que alarmó a la OMS. Pero en la primera parte de 2018 el brote se ha ampliado ulteriormente y ya se han contabilizado más muertes (14 de ellas en Serbia) de las que se registraron en todo el año anterior. "Apelamos a todos los países para que tomen medidas adecuadas para frenar ulteriores brotes de esta enfermedad", declaró en un comunicado la directora regional de la OMS, Zsuzsanna Jakab.

Esta enfermedad, definida por las autoridades sanitarias "muy contagiosa y grave", es una de las principales causas de muerte en niños pequeños, alerta la OMS. En 2016 murieron en todo el mundo casi 90.000 personas (la mayoría de ellas menores de cinco años), según los últimos datos disponibles. La vacunación, el arma más eficaz para evitar brotes, debe cubrir al menos un 95% de la población, según la OMS. La organización estima que la vacuna ha evitado 20 millones de muertes en el mundo entre 2000 y 2016.

Para Masa, "hay que vacunar con dos dosis, una el primer año de vida y otra a los cuatro años". Si no está vacunada una gran parte de la población, el sarampión se puede transmitir muy rápidamente, agrega la epidemióloga. "Si viene alguien de un país en el que hay un brote a España, y alrededor de él todos están bien vacunados, no va a haber problemas", explica. "Pero si alrededor hay un montón de gente mal vacunada, se puede montar un brote, que puede pasar a otra ciudad u otra comunidad".

La OMS asegura que 43 de los 53 países que forman parte de la región europea han interrumpido los brotes de sarampión. Sin embargo, en algunos países las cadenas de transmisión del virus han seguido durante más de 12 meses, por lo que su condición ha vuelto a ser endémica. "Esto demuestra que las personas no inmunes permanecen vulnerables toda la vida. Todos los países tienen que aumentar la cobertura de la vacuna, incluso después de alcanzar la interrupción o eliminación de la enfermedad", comenta Nedret Emiroglu, director de la División de Emergencias Sanitarias y Enfermedades Transmisibles de la OMS.

En Europa, la inmunización llegó a cubrir en 2017 un 90% de la población infantil, aumentando así dos puntos con respecto al año anterior, según la OMS. Sin embargo, persisten grandes diferencias según el país: en algunos, la cobertura es del 95%; en otros, puede ser de un 70%. "Hay muchas corrientes alternativas que difunden la idea de que enfermedades como el sarampión no existen y son enfermedades leves. Los dos puntos son falsos. El sarampión existe y no es leve", asegura Masa. Por esa razón, la experta cree que las autoridades sanitarias tienen que trabajar para mantener alta la confianza de la población en sus programas de prevención. "Es muy importante que se avisen a los niños cuando le corresponde la dosis de vacuna", agrega.

Los expertos invitan a actuar de inmediato para evitar nuevos brotes.  "Por suerte nunca es tarde para remediar. Aconsejo que todos los que no tomaron las dos dosis de vacuna necesaria para una protección ideal, o no están seguros de ellos, acudan al médico y se vacunen", afirma la especialista británica Helen Bedford. "Podemos parar esta enfermedad mortífera. Pero no lo conseguiremos si no todos hacen su parte: inmunizar a sus niños, a sí mismos, a sus pacientes, a sus poblaciones, y también recordar a los demás que la vacunación salva vidas", afirmó Jakab en la nota de la OMS.