Brilla mexicano en neurociencia

Guadalajara, Jal.

A través de un sistema que decodifica las ondas cerebrales y las traduce en movimiento, un mexicano desarrolló en Japón un sistema que permite mover prótesis robóticas, sillas y hasta androides.

Christian Peñaloza es originario de Tijuana y uno de los investigadores más renombrados a nivel internacional por su trabajo en el campo de la neurociencia aplicada a la robótica.

Desde hace nueve años vive en Japón y trabaja como investigador en el Instituto de Investigaciones Avanzadas en Telecomunicaciones en Kioto.

"Desde el doctorado yo trabajé con lo que se le denominan las bases cerebro-máquina, que lo que hacemos es que colocamos electrodos en la cabeza que miden las ondas cerebrales y hacemos algoritmos de inteligencia artificial que reconocen los patrones generados por ciertos pensamientos para poder controlar sillas robóticas, brazos robóticos, prótesis o algo tan sencillo como poder prender o apagar las luces de la habitación", dijo.

 Esta investigación le valió un reconocimiento por el Instituto de Tecnología de Massachusetts en la categoría innovadores menores de 35 años.

Peñaloza, quien es doctor en neurociencia cognitiva aplicada a la robótica, implementó su sistema en androides para que los humanos fueran capaces de controlarlos con la mente.

Después lo utilizó para crear una aplicación a la que denominó tercer brazo, que le permite a las personas realizar varias tareas a la vez con un brazo extra controlado con la mente, y así extender las capacidades físicas y mentales de un humano.

Las aplicaciones de esta tecnología en el campo médico permiten mover prótesis robóticas y también se ha aplicado a sillas, que le dan movilidad a las personas que no pueden caminar.

Aunque vive en Japón, Peñaloza fundó en México la empresa Mirai Innovation para acercar tecnología que puede ser útil a universidades, investigadores y compañías que quieren explorar el campo de la neurociencia aplicada.