Atentados en Afganistán dejan 31 policías muertos

Al menos 31 miembros de las fuerzas de seguridad afganas y 81 talibanes murieron y decenas más resultaron heridos en tres ofensivas de los insurgentes en el norte y centro del país registradas en las últimas horas, informaron fuentes oficiales

Kabul, Afganistán.

En la provincia norteña de Kunduz, los talibanes lanzaron un ataque nocturno contra un puesto de control de las tropas afganas en el distrito de Dasht-e-Archi, y causaron 13 muertos y 15 heridos en el bando gubernamental, indicó el jefe del Consejo Provincial, Yusuf Ayubi.

El portavoz de la Policía de Kunduz, Inamuddin Rahmani, confirmó la acción pero rebajó el número de policías fallecidos a dos y el de heridos a cuatro, en un ataque que también dejó once talibanes muertos.

Decenas de talibanes atacaron también la noche del domingo el centro del distrito de Khamaab, en la norteña Jawzjan, y ocuparon los edificios gubernamentales y puestos de control defensivos de la demarcación administrativa, indicó el jefe de Seguridad de la provincia, Hafiz Khashi.

"Ocho miembros de nuestras fuerzas de seguridad murieron y tres fueron heridos, mientras que también perecieron diez talibanes y 13 resultaron heridos", añadió, antes de señalar que la zona permanece bajo control insurgente.

Una ofensiva similar en el distrito de Daimirdad, de la provincia central de Maidan Wardak, causó la muerte de diez miembros de las tropas afganas, entre ellos el jefe de la Policía local, mientras que 60 talibanes fallecieron y cien resultaron heridos, según el portavoz del Gobernador de Maidan Wardak, Rahim Mangal.

"Algunas partes del distrito cayeron en manos de los talibanes, pero las fuerzas de seguridad pudieron defender con éxito el centro de la demarcación administrativa y se lanzó un contraataque para recuperar el territorio perdido", detalló la fuente.

El portavoz talibán Zabihullah Mujahid confirmó los tres ataques en dos comunicados, en los que elevó a 126 el número de bajas infligidas al bando gubernamental, si bien los insurgentes tienden a ofrecer información sesgada sobre el alcance de sus acciones.

Los talibanes continúan sus ofensivas contra las fuerzas de seguridad afganas cuando se cumplen tres semanas de la propuesta de alto el fuego de tres meses del Presidente del país, Ashraf Ghani, a condición de que los insurgentes también la implementen.

Los talibanes no han respondido a la oferta y las operaciones militares han continuado su curso normal.

De acuerdo con información difundida a final del año pasado por el Congreso de Estados Unidos, el Ejecutivo afgano controla cerca del 56 por ciento de Afganistán, los talibanes dominan un 11 por ciento y el resto es territorio en disputa.