Apuestan por Díaz Ordaz

Díaz Ordaz, Tam.

Buscando nuevas estrategias para mejorar su economía cientos de miles de personas emigran del sur de México a los Estados que se encuentran en el norte del país, con la firme idea de establecerse como comerciantes.

En la comarca ribereña es muy común ver a comerciantes sureños, principalmente de los Estados de Guanajuato, Veracruz, Guerrero, Jalisco, Tabasco y Chiapas.

El guerrerense Lucio Sánchez Puente, quien es originario de Taxco, lugar en donde nace la plata, dijo que llego a Díaz Ordaz, con la idea de buscar nuevos horizontes comerciales , aunque reconoció que el Municipio no es nada parecido a su tierra natal, aseguró que el Municipio más joven de Tamaulipas es una tierra virgen en artesanías, prendas de vestir y artículos hechos a mano, lo que significa que muy probablemente sus artículos se pueden vender con rapidez.

Entre las cosas que vende se destacan pulseras de acero inoxidable, hamacas, sillones colgantes, portabebés hechos con trapos de algodón, sombreros, blusas, cintos, carteras, pulseras de hilo y muchas curiosidades más.

Lucio, aseguró que el mismo fabrica casi todo lo que vende, por ejemplo las hamacas, mismas que son hechas a base de hilo de nailon o hilo de algodón.

"Primero me resultaba muy difícil cada hamaca la hacía en 7 u 8 horas, pero conforme paso el tiempo ahora las hago casi con los ojos cerrados y tardo unos 40 minutos en fabricar una, en ocasiones cuando son muy grandes, tardo una hora, pero son casos muy escasos", externó el artesano textil.

Agregó que normalmente las hamacas las vende en unos 250 pesos y las grandes (matrimoniales), las oferta en 330 pesos y las garantiza.

"Si cuidas bien una hamaca normalmente dura de 5 a 7 años, y si no ´dé a tiro´ no la exponen bajo el sol puede durar hasta 10 años", manifestó Lucio.

El artesano dijo que otro artículo que se vende mucho son los sombreros y huaraches, mismos que trae desde San Francisco del Rincón, Guanajuato, y están hechos de la mejor calidad, y aun así los maneja a precios muy accesibles.

Las pulseras de hilo de nailon, también son hechas por él y tarda aproximadamente 10 minutos en hacer una.

Finalmente cabe mencionar que el guerrerense es uno de tantos comerciantes que desean probar suerte en el norte de México. Le deseamos suerte Lucio en este su nuevo viaje comercial por la comarca ribereña.