buscar noticiasbuscar noticias

¡Acostumbrada a la gloria!

Tras sumar otro título en Europa, la tapatía quiere llevar a México a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Ciudad de México.

¡Acostumbrada a la gloria!

La mexicana Samantha Bricio brilló con una sobresaliente actuación en un 2020, donde la pandemia fue la regla.

A 11 mil 120 kilómetros de distancia de Guadalajara a Kazan, donde milita con el Dinamo, su carrera alcanza la mayor cúspide como la mejor voleibolista mexicana de la historia luego de conseguir a finales de diciembre la Copa de Rusia, tras vencer al Dinamo Moscú, partido donde la actuación de Bricio fue clave.

Bañada en oro se recostó en la duela para celebrar entre papeles de color dorado la victoria que se suma a los títulos en Italia, la Copa, la Súper Copa y además el segundo lugar en la Liga de Campeones en Europa.

Con experiencia en diferentes equipos de Europa: Bricio compitió con el Imoco Conegliano, de Italia (2016-2018) , el Fenerbahce, de Turquía (2018-2019) y el Sabino del Bene Scandicci, de Italia (2019-2020) para migrar al Dinamo Kazan este año.

Ahí el idioma ha sido una oportunidad lejos de ser una barrera que la ha acercado a una nueva cultura, además poco a poco se ha ido acostumbrando a un clima de bajas temperaturas pese a ser alérgica al frío.

“Tengo alergia al frío. Se me hinchan las manos y me da mucha comezón. No puedo tocar mucho la nieve”, comentó la voleibolista recientemente a la agencia EFE.

La pandemia fue la razón por la que la jugadora decidió emigrar a Rusia, debido a que en Italia el Covid-19 se desproporcionó convirtiéndose en uno de los puntos más álgidos de contagio.

“La situación en Italia no era tan buena. Les pegó bastante. Tuve la oportunidad de venir aquí. Nunca imaginé que terminaría en Rusia”, externó.

Los medios de comunicación de Rusia le han dedicado portadas a la mexicana, algo que en su propio País es poco usual.

Pese al enorme palmarés que posee en el extranjero, Bricio siente que tiene una deuda pendiente que busca cumplir al conseguir por primera vez ir a unos Juegos Olímpicos, que se postergaron un año por la pandemia.

El voleibol de sala femenil solamente ha tenido una participación en Juegos Olímpicos y fue en México 1968, pero la disciplina nunca ha logrado clasificarse a una justa olímpica sin ser sede.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD