buscar noticiasbuscar noticias

A tomar mucha agua y no exponerse: IMSS

En época de calor, donde la población se expone a altas temperaturas, las personas deben de tener cuidado ante la presencia de piel y labios secos, falta de sudor y de lágrimas al llorar, principalmente en niños menores de cinco años de edad, ya que podría tratarse de deshidratación, problema que  conlleva múltiples problemas de salud, como vómito, diarrea y pérdida de apetito, entre otras complicaciones.

Araceli Magdalena García Hernández, titular de la Unidad de Medicina Familiar número 33 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Reynosa, señaló que evitar exponerse a altas temperaturas es la mejor manera de prevenir el padecimiento y recomendó tomar abundantes líquidos en el día y preparar soluciones hidroelectrolíticas para los menores.

“Si esta situación se sale de control y el niño presenta los síntomas mencionados, se debe llevar al médico o al servicio de urgencias, donde se tomará la decisión de hidratarlo por vía oral o intravenosa”, apuntó.

En el caso de los lactantes y menores de un año, si la deshidratación se acompaña de enfermedad diarreica y vómito, advirtió se está ante un problema agudo que requiere atención urgente, ya que es una condición muy delicada que puede incluso, llevar a la muerte.

Recordó que, en general, se deben beber entre 2 y 3 litros de agua al día, aunque la ingesta se debe incrementar ante la presencia de temperaturas mayores a los 30 grados centígrados.

Finalmente, enfatizó la importancia de generar una cultura de fotoprotección en la infancia, pues es la etapa en que más se exponen y se acumula la mayor cantidad de radiación en la piel, en proceso que es irreversible y al que se debe en la vida adulta, las manchas, arrugas y hasta el cáncer de piel. 


PREVENIR. La deshidratación es un problema agudo que requiere de atención urgente cuando se acompaña de vómito y diarrea en lactantes y menores de un año.A tomar mucha agua y no exponerse: IMSS


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD