buscar noticiasbuscar noticias

A cumplir su sueño olímpico

Sin equipo nacional, ni himno a representar, asilados serán bienvenidos para competir en Tokio 2020

Ciudad de México

A cumplir su sueño olímpico

La difícil situación que viven los deportistas refugiados es digna de una medalla de oro.

Su historia es reciente en el olimpismo y el primer equipo de atletas refugiados de la historia recibió una fuerte ovación en la ceremonia inaugural de Río 2016.

El Equipo Olímpico de Refugiados incluyó a 2 nadadores sirios, 2 judocas de la República Democrática del Congo, un corredor de maratón de Etiopía y 5 corredores de media distancia de Sudán del Sur. Dos atletas refugiados más compitieron en los Juegos Paralímpicos de esa edición.

El equipo de refugiados ha vivido un nuevo desafió debido a que, durante la pandemia, los campos de entrenamiento se disolvieron y fueron enviados de regreso a la zonas de refugiados en los que habían vivido anteriormente.

La formación del Equipo Olímpico de Atletas Refugiados fue anunciada por el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, en la Asamblea General de la ONU en octubre de 2015, cuando el mundo se enfrentaba a una crisis mundial de asilados que vio el desplazamiento de aproximadamente 68.5 millones de personas.

"Al no tener un equipo nacional al que pertenecer, al no tener una bandera por la que marchar detrás, al no tener un himno nacional para ser interpretado, estos atletas refugiados serán bienvenidos a los Juegos Olímpicos con la bandera Olímpica y con el Himno Olímpico", expresó Bach.

El éxito del Equipo Olímpico de Atletas Refugiados en Río 2016 llevó a la creación de la Fundación Olímpica para Refugiados solo un año después. Los miembros del Equipo participan bajo la bandera olímpica y como cualquier otro equipo están alojados en la villa de los atletas.

"Ellos están con más de 15 personas en casa porque es un campamento, es un refugio y siempre cruzamos los dedos para que no pase nada porque si una persona contrae el virus es muy difícil para nuestros atletas también.

"Ellos estaban muy bien preparados y su entrenamiento fue en vano, mi consejo para ellos es que nunca pierdan la esperanza y que recuerden que no son las únicas personas que están enfrentado este tipo de situación. Tienen más resiliencia por la difícil vida que han atravesado", describió la keniata  Tegla Loroupe, quien entrena con atletas refugiados.

Cincuenta y cinco atletas refugiados de 13 países están entrenando para pertenecer a la lista final de seleccionados olímpicos que se dará a conocer este año para Tokio 2020, que se celebrará del 23 de julio al 8 de agosto.

Pese a los tiempos difíciles el sueño olímpico los sigue motivando.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD