Tamaulipas

Ya se terminó la sequía; ganaderos de plácemes

>Permitirán precipitaciones que el pasto se regenere< Caen dos pulgadas o más de benéficas lluvias

  • Por: Pedro Ontiveros
  • 20 / Abril / 2017 -
  • COMPARTIR
Ya se terminó la sequía; ganaderos de plácemes

MEJORA. Con las recientes lluvias, los ganaderos de la localidad tuvieron un respiro, pues la sequía los tenía agobiados y en total incertidumbre.

Díaz Ordaz, Tam.

Por fin y después de meses de sequía y la mortandad de muchos animales por hambre y sed, ahora sí les llovió a los ganaderos del sur del municipio, precipitaciones pluviales que permitirán que el pasto se regenere.

Esas intensas lluvias que tuvieron una acumulación de dos o más pulgadas, rompieron la sequía que se tenían los ganaderos locales y de paso permitieron que las presas se recargaran en un 80 por ciento.

Con esa humedad captada por la tierra, los pastos comenzarán a reverdecer en unos días, por lo que los animales tendrán alimento en abundancia muy pronto.

Estas lluvias fueron oxígeno puro para los ganaderos, que están padeciendo graves problemas por la falta de alimento. 

“Para que sus hatos no siguieran siendo diezmados por la sequía, los ganaderos que tenían posibilidades estaban comprando alimento, chamuscando nopal y acarreando agua a sus ranchos, pero por fortuna ya terminó la sequía con las recientes lluvias”, externó el presidente de la Asociación Ganadera General “San Miguel”, Martín García Magdaleno .

Consideró que en cosa de dos semanas, en los campos habrá alimento en abundancia para sus animales.

Indicó que ahora que el clima es cálido, es ideal para que el zacate se regenere casi de inmediato.

En cuestión de días, los pastos brotarán y se desarrollarán con rapidez impulsados por la humedad y los rayos del sol.

Estas lluvias llegaron en el momento justo, porque las vacas están a punto de parir y el alimento en abundancia permitirá que la madre esté bien nutrida y por consiguiente su cría también, apuntó García Magdaleno.

Aunque las necesidades no terminan para los ganaderos en pequeño, las lluvias les trajeron tranquilidad, un respiro, pero mucha esperanza, concluyó el dirigente.


DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA