Editoriales

'Resplandores'

  • Por: GUADALUPE LOAEZA
  • 22 MARZO 2011
  • COMPARTIR

También asegura el autor que su intención con este libro era hablar de su México, del México que siente más entrañable, del México que irradia luz, y del México que le enseñaron a amar desde que era niño.
Hay que decir que no se trata de un libro de historia, ni tampoco de análisis político, más bien se trata de una obra que nos ayuda a re-e-na-mo-rar-nos de nuestro país que anda tan de capa caída.
Aunque confiesa González Roaro que su visión es "subjetiva, personal, sobre los últimos 100 años en México", los temas que aborda nos son totalmente familiares y entrañables; mientras leía su libro pensé en la palabra "México", tan pequeñita, de sólo tres sílabas, pero con un significado tan amplio que se necesitarían decenas de tomos de libros como Resplandores para poder comprenderlo.
Una de las virtudes del libro de González Roaro es que se trata de una brújula para navegar por cada una de las 10 décadas que han transcurrido desde que don Porfirio se encargó de festejar el Centenario de la Independencia hasta el 2010, año del Bicentenario de nuestra Independencia y el Centenario de la Revolución mexicana.
Más que un libro, Resplandores me pareció un gran mural, una enorme pintura en la que cabe todo lo que concierne a la cultura de nuestro país: pinturas, libros, personajes, canciones, prensa, edificios y museos.
Conforme recorremos sus páginas, nos topamos con personajes tan disímbolos como José Vasconcelos, Martín Luis Guzmán, Consuelito Velázquez, Xavier Villaurrutia, Fernando Gamboa, Lola Beltrán, Sergio Pitol, Sabina Berman, Daniel Cosío Villegas, José Luis Cuevas, Guillermo Haro, Carlos Monsiváis, Tito Guízar, Pedro Infante, Luis Buñuel, La familia Burrón, Juan Rulfo, Agustín Lara, Jaime Sabines, Tin Tan, y hasta los boxeadores y los futbolistas.
No es de extrañar entonces que, con ese paseo a través del siglo XX, sintamos una nostalgia enorme por ese México que parece alejarse de más en más y del cual ya ni nos acordamos.
¿Cómo vivieron los mexicanos cada uno de los cambios que han ocurrido década tras década? Para observarlos aún mejor, el autor imagina a varios mexicanos: un trabajador petrolero de los años setenta, una madre soltera de Tijuana a finales de los años ochenta, una joven que trabaja en Cancún a finales de los años noventa.
.
.
Gracias a estos breves retratos, nos percatamos de la manera en que han ido cambiando las percepciones con respecto a nuestro país.
Por ejemplo, en la página 153, González Roaro se pregunta: "¿Cómo vería el país y el mundo un mexicano a finales de 1959?".
Y se contesta: "En contraposición a los mexicanos de otras décadas, tendría una imagen más clara de nuestro país y pensaría que México es una nación con identidad propia y multicultural, orgullosa de sus raíces y abierta al mundo.
.
.
Al mismo tiempo, estaría orgulloso del pasado y del presente, después de haber leído los relatos precolombinos presentados por Miguel León Portilla y La región más transparente de Carlos Fuentes, y haber celebrado el triunfo de Joaquín Capilla en los Juegos Olímpicos".

Gracias a Resplandores, evoqué de una manera mucho más nítida los espléndidos murales de Orozco en San Ildefonso, los poemas de José Emilio Pacheco y su inolvidable novela Las batallas en el desierto.
En la página 81, el autor nos habla de los miembros de la expedición que descubrió Monte Albán, igualmente se puede apreciar, en este capítulo, las fotografías de Alfonso Caso y del arqueólogo Ignacio Bernal entrando en la Tumba 7, la maravillosa construcción en la que fue encontrada tal cantidad de tesoros y objetos de arte prehispánico que, según la ONU, hasta hoy casi 80 años después, está considerado el mayor descubrimiento arqueológico de objetos mesoamericanos.
Entre los tesoros que fueron hallados en 1932 hay que mencionar los bellísimos relieves en forma de mariposa, el cráneo humano con incrustaciones de turquesa, el pectoral de oro del dios Xipe Totec y los huesos humanos labrados en los que se pueden apreciar personajes importantes de la historia mixteca.
¿Verdad que ya se nos había olvidado todo lo anterior?
En su libro, González Roaro recuerda mucho a nuestro cronista Carlos Monsiváis.
Sí, Monsi ya era un mito en vida, y creo que ahora tiene una segunda existencia, la existencia que tienen todos los mitos.
El autor nos llama igualmente la atención para que no se nos olvide Juan Rulfo y su novela Pedro Páramo, a la que llama "la mejor novela del siglo XX", asimismo, se refiere con gran justicia al sociólogo mexicano Pablo González Casanova que, en 1965, escribió su libro La democracia en México.
Le da un papel importantísimo a la juventud que protagonizó el movimiento del 68 y la que fue a Avándaro en 1971 a escuchar a sus grupos favoritos de rock, mientras que los adultos sólo mostraron una enorme incomprensión.
También se refiere al primer gobierno democrático de la Ciudad de México, que encabezó Cuauhtémoc Cárdenas, a quien le reconoce su compromiso con "la austeridad, el laicicismo y la defensa de la soberanía del país".
Hay un enorme resplandor de nuestro país que no depende de las décadas ni del tiempo, pero al cual le dedica también uno de los 100 capítulos, nuestra gastronomía.

No nos deprimamos más con el México de ahora, mejor leamos Resplandores, para que no se nos olvide qué país tenemos y quiénes somos.
.
.


gloaeza@yahoo.
com

Continúa leyendo otros autores

  • El reto para González Pérez Caravana #43
    Katia D'Artigues

    POR: Katia D'Artigues. 14 / Noviembre / 2014 EN: Editoriales

    El reto para González Pérez Caravana #43

  • PRI, Salinas y Carpizoretoman la CNDH
    Carlos Ramírez

    POR: Carlos Ramírez. 14 / Noviembre / 2014 EN: Columnas

    PRI, Salinas y Carpizo retoman la CNDH

    En una coyuntura de colapso de los derechos humanos, el Senado hizo a un lado la necesidad de contribuir al fortalecimiento del Estado y optó por una designación política en el nombramiento del presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

  • POR: Fortino Cisneros Calzada. 14 / Noviembre / 2014 EN: Columnas

    La avaricia

    El servicio público es un gran privilegio, es la puerta de acceso a la gloria. Quien sirve con acierto y eficacia a sus semejantes, no morirá nunca; sus acciones quedarán grabadas en la memoria colectiva y se insertarán en las páginas de la historia, como ha ocurrido con el padre Hidalgo, con Juárez y Madero, Tiempos hubo en que México provocó asombro e interés en el mundo por su larga era de paz, estabilidad y progreso.

DEJA TU COMENTARIO