Noticias

El tiempo vale oro con la influenza

En Milenio te presentamos dos historias de personas que sufrieron influenza AH1N1 y la de un pequeño que padeció de la influenza.

  • Por: Ciudad de México / Milenio
  • 06 / Febrero / 2014 - 03:15 p.m.
  • COMPARTIR

Ya pasaron dos años desde que Arturo Hernández tuvo influenza AH1N1, sin embargo, para él sigue vivo el recuerdo.

"Fue una sensación horrible, todavía me acuerdo y te puedo decir que se me hace un nudo en la garganta, no puedo creer que estuve en casa tres semanas recuperándome de una enfermedad que muchos, todavía dicen que no existe", señaló.

En una plática con MILENIO, Arturo explicó cómo comenzaron los síntomas de la influenza, la cual solo tardó dos días en manifestarse.

"Comencé a sentirme mal un viernes, sentía el cuerpo cortado, poco de gripa, pero con temperatura, ya el domingo una de mis hermanas me recomendó ir al médico que ve a mi mamá en el INER (Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias), así que el lunes llegué y el doctor al ver mis síntomas me hizo la prueba de influenza, a la cual resulté positivo a la AH1N1", explicó.

El especialista le explicó que había llegado a tiempo debido a que mucha gente espera para acudir al médico o comienzan a automedicarse por recomendación de la vecina, el amigo o familiar.

"Cuando llegué al doctor me dijo, fue a tiempo. Vamos a darte de una vez el tratamiento para que te sientas mejor", señaló.

Sin embargo, para Arturo fue toda una hazaña, la primera semana no bajaba la fiebre, se encontraba aislado en casa, sin poder salir más que al Seguro Social para tener sus papeles en regla para su incapacidad.

Fue justo ahí, cuando al verlo uno de los médicos se percató que el virus había regresado.

"Yo me sentía débil, de hecho caminar una cuadra, era como si fuera un kilómetro, me cansaba mucho. Cuando le comenté al doctor me dijo, el virus regresó, así que tendrás otra semana en reposo", su voz cambió en ese momento.

Te imaginas, dijo, en el trabajo ya no me creían por lo cual me presenté en la oficina y cuando me vieron, de plano me mandaron a mi casa.

A pesar del tiempo, Arturo asegura que sus defensas quedaron resentidas, porque en estos días que bajó la temperatura sus compañeros de trabajo "se alejaron" de manera preventiva.



***

La edad no es la excepción



Así le pasó al pequeño Gabriel de 3 años, comenzó con fiebre y al siguiente día su mamá, Ivette, decidió llevarlo al pediatra después de escuchar que el virus de la influenza iba en aumento.

"Todo fue en un fin de semana, mi hijo no fue a la escuela un viernes porque estaba haciendo mucho frío, preferí que se quedara en casa para evitar la gripa, ya que el padece mucho de la garganta. Ese día por la tarde vino un amiguito a jugar y todo estaba bien, sin embargo, ya por la tarde yo lo noté muy tranquilo, me pidió su leche temprano, ahí fue cuando me llamó la atención, además de que me dijo que le dolía su cuello, asocié que era la garganta", dijo.

Poco después, sigue su relato, llegó mi esposo y me dijo "el niño tiene fiebre", lo que fue raro porque no tenía mucho de haber estado con él, así que le puse el termómetro, tenía 39, no me alarme porque en otras ocasiones así empezaba.

Llamé a su pediatra y me dijo, no te preocupes tráelo mañana y vemos cómo está Gabriel.

"Ya el sábado cuando lo vio y le expliqué cómo había estado en la noche, no dudo en decirme es influenza, hasta me preguntó si no tenía diarrea, que es uno de los síntomas, a lo que le contesté que no, que todo normal", explicó.

Le mandó su medicamento, el tamiflu y le dijo que lo mejor era que guardara reposo y no lo sacara a la calle.

-¿Cuánto gastaste entre médico y medicina?

-Me había dicho el doctor que el tamiflu me costaría como 900 pesos, y no fueron 500 y ya con la consulta fue un total de mil 500. Aunque yo pensé que sería más.

-¿Y luego, qué pasó?

- Pues efectivamente mi hijo se soltó del estómago, sin embargo, cuando lo llevé al doctor, me explicó que era normal que no había nada de qué preocuparse que era parte del tratamiento. Pero como mamá escuchas tanto que sí te da miedo.

-¿Vacunaste a Gabriel contrala influenza?

-No, porque el pediatra no tenía ya vacunas, y yo lo he intentado en el metro, pero llego y ya no hay vacunas.



***



Cada cuerpo tiene sus propias reacciones



Silva García, de 72 años, fue diagnosticada con influenza AH1N1 en el Instituto Nacional de Nutrición, a donde llegó después de comenzar con fuertes dolores en la espalda.

"Una tarde fui al super con mi esposo, todo estuvo bien hasta que salimos del lugar. De repente sentí un aire muy frío y me comenzó a doler de la nada la espalda, hasta le dije a mi esposo y se me quedó viendo extrañado, porque aseguraba que no hacía aire", señaló.

Ya en casa, me comencé a sentir mal, el cuerpo cortado, con frío y con mucho dolor en la espalda, ahí se me manifestó.

"Decidimos ir al doctor, al Instituto Nacional de Nutrición para que me atendieran y vieran el por qué del dolor de espalda. Llegamos desde las 10 de la mañana, me hicieron, deshicieron, no sé cuantas veces me picaron para sacar sangre y todavía en broma le dije a una de las enfermeras 'no me diga que tengo influenza ¡eh! A lo cual solo me contestó 'no, como cree', pues para no hacer el cuento más largo, me dijeron a las 5 de la tarde, ya se puede ir, sin saber qué tenía ni un diagnóstico ni nada", dijo sorprendida.

Ya en casa, como a las 10 de la noche recibimos una llamada que era urgente que fuera otra vez al hospital, que ya tenían los resultados, cuando les expliqué que vivo hasta Tepoztlán simplemente dijeron bueno regrese mañana.

Al otro día nos dieron a conocer que tenía influenza AH1N1, y que no podían atenderme ahí porque no había las condiciones de atención.

"Así que me tuve que ir a mi casa, con todo y temperatura. Yo creo que fue lo mejor porque me encerré en mi recamara durante dos semanas al grado que diario limpiaban todo, desinfectaban y para evitar contagiar a mis nietos, pues no salía", explicó.

Sin embargo la experiencia que le dejó la enfermedad fue mala porque hasta la fecha sigue con los malestares y cuando hay cambios de temperatura sus defensas se encuentran bajas.

Del 1 de enero al 5 de febrero del 2014 se han confirmado 3,262 casos de influenza, de los cuales 2,776 fueron por AH1N1, 166 por AH3N2, 53 por B y 267 debidos a otros tipos. En el mismo periodo, se han registrado 339 defunciones por Influenza, 312 por AH1N1, 2 por AH3N2, 1 por B, y 24 por otros tipos.

DEJA TU COMENTARIO