ARCHIVO TEMÁTICO | CLIMA

Leyendas

29 abril 2012

 
VOTA AQUÍ 
0
 VOTOS
  • Enviar a un amigo

    Tu mail:
    Tu nombre:
    Email de tu amigo:
     
  • REDES SOCIALES

    Meneame Fresqui
    Enchilame del.icio.us
    Facebook Google Bookmarks
    Yahoo! My Web Technorati
 

Un tema que singularmente nos atrae porque converge con tópicos como el regreso de Quetzalcóatl, al menos esto fue hace más de 500 años pensaron los aztecas y pueblos vecinos que tuvieron en un altar la presencia de una deidad buena como la antes mencionada y que según la leyenda se fue con la promesa de algún día regresar, es la Conquista de México.

Oficialmente, siempre se nos enseñó que Cortés perdió parte de los tesoros y que a esa noche se puso mal bajo un árbol y que se le conoce como la Noche Triste; que nuestros antepasados se asustaron al ver a los rubios hombres barbados a caballo, etcétera.

En esta ocasión vamos a referir al libro de Bernal Díaz del Castillo “La historia verdadera de la conquista de la Nueva España”, que se puede leer a un Díaz del Castillo en un lenguaje no tan culto, que nos deja entrever su posición social y la educación que éste tuvo.
Si usted se cuestiona cómo fue posible forjarse esta imagen de éste conquistador, solo basta colocar cara a cara el lenguaje de un Fran Juan de Zumárraga y Díaz del Castillo, ambos contemporáneos.

En lo personal, no confrontamos sino cruzamos las lecturas de “Azteca” de Gary Jennings con “La historia verdadera de la conquista de la Nueva España”, con la sola finalidad de sacar más conclusiones sobre la época en este país llamado México y en específico con los aztecas, españoles y todas las demás etnias existentes, personajes y hechos.

Por ejemplo, cuando los españoles llegaron en “casas flotantes” a lo que hoy conocemos como Veracruz, provenientes de Cuba, con Hernán Cortés al mando, los informantes del imperio Azteca manifestaron al Gran Orador Moctezuma, que al bajar estos a tierra observaron que quien parecía el jefe (Cortés), presentaba en su físico todas las expresiones de una persona nacida con los defectos de una enfermedad sexual, que tenía el pecho algo sumido, patizambo, delgado y no muy alto en comparación a los demás; en cambio Pedro de Alvarado era rubio, alto, fuerte y podía correr a la par de un caballo y montarlo.

Incluso nuestros antepasados tuvieron muchas dudas que estos fueran enviados, representantes o Cortés haya sido Quetzalcóatl debido a: que de sus cuerpos emanaba hediondez (sucios) y en sus ojos se veía la avaricia por los objetos que las tribus portaban en sus vestidos o adornos, tal como el oro en sus manos, dedos, orejas, nariz y hasta, en el caso del Tlatoani o Gran Orador, oro en el calzado y vestido.

De hecho, tanto en libro “Azteca” como en “La historia verdadera de la conquista de la Nueva España” se narra que los Conquistadores fueron conquistados por la grandeza o la magnificencia del pueblo Azteca, al cual llegaron a comparar y que superaba por su tamaño y belleza con los pueblos europeos.
Lo único que los españoles aborrecían y se asustaban, eran los sacrificios humanos en aras de tal o cual de los varios dioses existentes.

Azteca, por ejemplo, narra el mito del encuentro del águila y la serpiente (mito que nos sigue llegando a través de la educación de gobierno), pero Jennings nos señala, en la versión de Zumárraga y Mixtli, que en realidad no era un águila y una serpiente, sino un águila con los nudos rojo y azul símbolo de guerra de los aztecas, nudo que los españoles confundieron con una serpiente y nuestros ancestrales comerciantes para darles gusto y tener que vender, simplemente cambiaron el nudo rojo y azul en el águila por una serpiente, claro, esta es una versión como se mencionó líneas atrás.
Nos agrega Jennings que las comunidades vecinas a los Mexicas se reían de ellos por la supuesta mentira del águila y la serpiente y a ellos (mexicas) como el pueblo elegido.
La historia, según, es que la comunidad azteca llegaron pobres y sin nada que ofrecer y a fuerza de la fuerza lograron construir el imperio.

Bernal Díaz del Castillo nos habla desde su punto de vista o sea, la historia a través de los conquistadores, las encarnizadas luchas, los sufrimiento de soldados que anhelaban poder y riquezas, los castigos de la milicia a conquistadores que parecían más delincuentes y criminales que militares
Narra, además de la valentía de Hernán Cortés, la unidad de pueblos que se negaban a dar tributo a los Mexicas y que tras la llegada de los españoles se sumaron a ellos para pelear contra sus opresores, los aztecas.
En el libro, Bernal Díaz del Castillo se denota como una persona que no acumuló riquezas y se dijo que su escrito, éste libro del cual comentamos, registra imprecisiones.

“La historia verdadera de la conquista de la Nueva España” está escrita y todavía se puede leer, en un castellano de la época, lográndose leer palabras como “trujeron cinco indias”, “viejos de Tascala”, “Xicotenga”, “Malinchi” “Ques renombre de Artiaga”, “Montezuma”, “Huichilobos y Tezcatepuca”.
Esto, quizá, hace su lectura un poco lenta en la inteligencia de descifrar de qué está hablando Díaz del Castillo.

Si bien y básicamente el texto versa sobre las campañas militares para una conquista que no solo fue en la población Mexica y alrededores, sino hasta los países al sur del imperio maya.

Una ventaja de este texto, por llamarlo o ejemplificarlo de algún modo, es que Bernal Díaz del Castillo lo narra como a muchos nos gustaría que el abuelo nos narrara sus historias de juventud, sus hazañas, sinsabores, dificultades y vicisitudes, actos heroicos en fin, una épica.

El texto puede ser adquirido en cualquier librería de la ciudad, con más de 700 hojas La Verdadera Historia se puede leer –bajo la salvedad antes descrita en cuanto a interpretar en nuestro español actual ciertas palabras- en forma amena y con ello entender más la Conquista, hablada por quien la vivió.

Vale el espacio comentar, que mucha de la historia de nuestro país se encuentra en el extranjero, tal como lo es el penacho de Moctezuma y otros tesoros.


Si tiene usted comentarios sobre esta columna
escríbalos a: editorial@elmanana.
com

Déjanos tus comentarios
blog comments powered by Disqus
» QUIÉN ES Isael Castillo...

» LOS MÁS COMENTADOS...

  • No existen elementos