ARCHIVO TEMÁTICO | CLIMA

Los maestros que dejaron huella

Víctor González / El Mañana -12 mayo 2013

Timotea Castañeda, José Pilar Palafox, Bernabé Sosa, Leonardo G. de la Cruz, Adrián Paredes, Juan Granados y María J. González, entre otros

HERENCIA. Docentes de las escuelas Miguel Hidalgo y Josefa Ortiz de Domínguez en 1922: Lucia Ramos, María J. González, Rosario Magallón, Camila Garza, Ángela Munguía, Amparo Ramos, Pura Vera y Gilberto Díaz. (EL MAÑANA / Archivo Marco Flores).

Fueron muy activos en la enseñanza, además de involucrarse en la cultura y la sociedad, son llamados los tres grandes: Donato Palacios, Juan Granados y María J.
González Pérez.

De los tres, solamente Granados y González se dedicaban de lleno a la educación, pero su inquietad, curiosidad y amor por Reynosa, los llevó a ser relatores del acontecer diario.

Sin embargo, otros mentores que se dedicaban a la instrucción particular también dejaron huella como lo fueron Timotea Castañeda, José Pilar Palafox (fue después profesor de escuela pública), Leonardo G.
de La Cruz, Juan Granados y Bernabé Sosa.

El profesor Pilar Palafox laboró en Reynosa en su escuela particular ubicada frente a la plaza Ocampo, hoy Casa de la Cultura, laborando después en la escuela pública Miguel Hidalgo.

La maestra Timotea Castañeda tenía su escuela particular en la calle Allende y González Ortega, su ayudante fue la señorita Rebeca Lugo; más adelante la profesora Castañeda trabajaría en la escuela pública Josefa Ortiz de Domínguez; en 1906, venida de Matamoros como directora de la escuela pública la maestra Esther González Salinas, años más tarde se regresó a su tierra donde fundó el Colegio México.

Hay una anécdota de que Manuel Tárrega fue alumno de la profesora Timotea, él llegó a ser presidente municipal de Reynosa y durante su administración se cerró el viejo panteón donde descansaban los restos de la profesora y el Cabildo autorizó al edil para llevarlos a una funeraria donde fueron velados toda una noche a manera de homenaje.

Para 1921, el director de la escuela primara Miguel Hidalgo era el profesor Bernabé Sosa, a él le tocó acatar las disposiciones del Secretario de Educación Pública, José Vasconcelos.

Entre estas nuevas medidas del gobierno sobre la reforma educativa era la creación de las Sociedades de Padres de Familia.

El profesor Leonardo G.
de la Cruz, propuso visitar a don Felipe Valdez, quien su hija Rebeca Valdez tenía mucha influencia en el sector norte de la Villa, e invitaron a padres y madres, y en una reunión en la casa de Martín Anzaldúa se creó la primera Sociedad de Padres de Reynosa.

Juan Granados fue invitado por el profesor Bernabé Sosa como auxiliar educativo para estar frente a un grupo de alumnos y durante tres meses estuvo sin sueldo mientras aprendía algo de pedagogía.

Don Juan Granados se ganó la estima como docente por su don de grandilocuencia, que también lo llevó a ser cronista del ayuntamiento por varios años hasta su muerte.

Enlaces Patrocinados:    sillas para oficina    |   sillas secretariales    |   sillones ejecutivos

blog comments powered by Disqus

» Minuto x minuto