ARCHIVO TEMÁTICO | CLIMA

Lo que el tiempo se llevó...

Por Víctor González/victor.gonzalez@elmanana.com/El Mañana -29 julio 2012

Un día estaba usted al filo de la butaca casi sin pestañear: el llanto desgarrador de Pepe ‘‘El Toro’’ con su hijo ‘‘Torito’’ calcinado en los brazos, lo dejaba sin aliento. Al siguiente día los laberintos y trampas de Tin Tan y Cantinflas aligeraban el ánimo y después nos sumergíamos en el mundo de los muertos para estremecernos con el ataúd del vampiro y su muerte escalofriante con una estaca de madera clavada en el corazón. Pero el final de esta aventura fantástica en la matiné dominical era de epopeya: Santo El Enmascarado de Plata exterminaba de una vez por todas a las mujeres vampiro y –sin darse un respiro– en la segunda función combatía contra lobos humanos y en la tercera enviaba de regreso a sus mundos a una horda de monstruos extraterrestres. ¿Le quedó todavía, amigo lector, un momento de respiro? Así disfrutaban los reynosenses en la época dorada de los cines y terrazas en esta ciudad. Que disfrute de este apasionante viaje por el tiempo… Cámara, ¡Acción!…


“El vaquero se apeó del caballo y se quedó mirando, con esos ojos que asemejaban dos cuchillas apuntando directamente a otros ojos, pero huidizos del bandolero.
No dio tregua a las sorpresas y desenfundó su revólver al mismo tiempo que una ráfaga de pólvora que impulsaba la bala que pondría fin a las fechorías del otro”.

Prácticamente saltaban de sus butacas los espectadores que presenciaban la película western, el bueno era sin lugar a dudas Clint Eastwood, el malo era Lee Van Cleef.

Es una realidad alterna la que se vive cuando vamos al cine, y en nuestra ciudad, con el crecimiento urbano, se fueron edificando cines donde se proyectaba lo mejor de las películas nacionales y extranjeras.

La primera película que se proyectó en una sala de cine, aunque se acondicionó para ello, en esta frontera fue “La Perla Negra”, proyectada en el extinto Teatro Juárez, que con el tiempo se convirtió en Cine Juárez.

Fue un gran acontecimiento que conmovió a la sociedad civil de la entonces villa de Reynosa, la modernidad entraba por sus polvorientas calles con la edificación de un teatro donde se representarían obras dramáticas y proyecciones de películas, gracias a la visión de Vicente Cantú Flores.

El empresario originario de China, Nuevo León, se trasladó con su hermano Guadalupe a principios del Siglo XX, a un poblado del sur de Texas, fue en Hidalgo, Texas, que conoce a su esposa y se vienen a radicar en Reynosa.

Una vez establecido decide dedicarse a la empresa familiar y comienza a principios de 1923 la construcción con la colocación de la primera piedra con la inscripción de Lydia Cantú Guerra.

Se inauguró el 21 de marzo de 1924, asistiendo como invitados de honor el presidente municipal Manuel Garza Zamora, así como Luis Pacheco, representante del gobernador que en ese entonces era Candelario Garza Cantú.

Como no existía aún la electricidad, la proyección de “La Perla Negra” (y otros films), era producida por un generador movido por un motor de gasolina, hasta que en 1928 se introdujo la corriente eléctrica proveniente de Estados Unidos.

Fue hasta el año de 1961 que el teatro se transforma en una sala especial de cinematografía*.

... Y el carrete dejó de girar

En el transcurso de las tres décadas de vida del teatro Juárez, nacieron cines como el Cine Gutiérrez en el año de 1936 y se ubicaba en la calle Hidalgo, propiedad de Gerardo M. Gutiérrez, dueño también del Hotel Monterrey.

En 1944 se inaugura el Cine Brasil, ubicado a un costado de la presidencia municipal y propiedad de Lauro Bolado, que por su ubicación era muy visitado por la familia reynosense hasta que fue demolido y hoy es un estacionamiento; después vienen los cines Colonial y Encanto, éste último se inauguró en 1962 con el nombre CinemaTerraza Encanto en la colonia Longoria, propiedad de la familia Cerda Zamora.

El Colonial se ubicaba en la esquina de la plaza Juárez de la colonia Bella Vista, su esplendor llegó hasta principios de los ochentas, cuando un siniestro lo cerró para siempre.

El Cine Río fue también otra de las salas que proyectaba grandes éxitos de taquilla, este cine cerró y volvió abrir sus puertas en los ochentas, pero a mediados de los noventas el carrete dejó de operar.

A la posteridad pulularon los cinemas Futurama, Olimpia, Savoy, Los Gemelos, Cinema Rex, que fue el último gran gigante de la diversión en Reynosa, cerrando sus puertas en el año 2010.


CINE BRASIL. A un lado de la Presidencia Municipal.

CINE RÍO. Tradicional, adornaba la calle Escobedo en la zona Centro.

CINEMA REX. Un ícono de la Plaza Principal de aquellos tiempos.



CINE OLYMPIA. Ubicado en la calle Victoria de la colonia Rodríguez.

CINEMAS FUTURAMA. Estaban en la calle Saltillo en la colonia Rodríguez.

CINE JUÁREZ. En la calle Hidalgo, antes de ser peatonal.

CINE TERRAZA ENCANTO. Fue inaugurado en 1968.

* Información de Arnoldo Gárate
y Reynaldo López Olivares,
integrante de la Sociedad
de Historia de Reynosa.

blog comments powered by Disqus

» Minuto x minuto