ARCHIVO TEMÁTICO | CLIMA

La realidad de un sueño americano

Gloria Treviño, El Mañana -03 octubre 2011

El fenómeno de la migración es un problema social que va en aumento, la inestabilidad económica, los bajos salarios, el clima violento que vive el país, entre muchas otras situaciones adversas, son los principales factores que motivan a miles de mexicanos cada año a emigrar de manera ilegal a Estados Unidos.

A pesar de las reformas migratorias y las redadas de migrante, el sueño americano no se apaga, diariamente son muchos los aspirantes a una mejor vida, lejos de sus familias, del otro lado de la frontera.

Amelia Acosta Morales, presidenta del Centro de Estudios Fronterizos y de Promoción de los Derechos Humanos (Cefprodhac), tiene claro que la migración es un tema de requiere de especial atención y una pronta solución por parte de los gobiernos involucrados, México y Estados Unidos.

“Los gobiernos como el nuestro y el de Estados Unidos, tienen que analizar y valora todo esto para llegar a acuerdos binacionales que permita al trabajador mexicano estar de manera legal en Estados Unidos, realizar el trabajo que sabemos perfectamente que son trabajos pesados, a veces mal pagado, pero que se requiere de la mano de obra del mexicano en Estados Unido, deben de hacer un balance de tener convenios para poder dar ese trabajo a quienes lo necesitan, y que ellos saben perfectamente que personas anglosajones no van a hacer el trabajo pesado que hacen los mexicanos” apuntó.

Pareciera la inspiración de una película “Un día sin mexicanos”, en que el país más potente del mundo se vuelve de cabeza ante la fuerza mexicana que mantiene en gran medida la economía del país, sin embargo es una realidad.

Como también es una realidad la pobreza que día con día se escribe en México, principalmente en Estados del centro y sur del país, en donde las carencias, condiciones precarias de vida tienen atrapado a un importante número de familias, que no viven de un sueldo mínimo, porque trabajo no hay.

Víctor García Lara es originario de Las Tablas, un pequeño pueblito clavado en el Estado de San Luis Potosí, en donde habitan unas 200 familias, ahí la pobreza se respira y es palpable, mientras que las ilusiones a alcanzar una vida digna son mayores.

Convencido por el sueño americano hace 4 años Víctor arriesgó lo más valioso, separarse de su esposa e hijos, para trascender la frontera e ir en busca de un trabajo que les permitiera subsistir.

“Un amigo que llego allá con una troca nueva y me dijo que yo podía salir de pobre yendo para los Estados Unidos”, este fue el mejor testimonio que venía de un allegado que lo convenciera a dejar su pueblo.

“Me ilusione porque el me dijo que en un mes, 2 meses ya podía traer carro y que ganaba bien, que él ganaba hasta 500, 700 dólares por semana y pues yo me puse ha hacer cuentas y supe que era un dineral, lo que ganaba yo en un mes, lo podía ganar hasta en un día”, comentó.

Y así fue, conforme avanzaba, la pobreza que se vive en Las Tablas, se iba quedando atrás, dejo su trabajo como cuidador de cabras y vacas por el que le pagaban 900 pesos mensuales.

“La mera verdad no me alcanzaba para nada, nada más para comer, tenía que ahorrar cada mes para comprar unos zapatos o una camisa”, recuerda.

Una vez burlo la seguridad estadounidense, Víctor llegó a Estados Unidos , se instaló en Houston, Texas en donde encontró un trabajo como jardinero.

“Empecé ganando 60 dólares a la semana y como a mi siempre me ha gustado trabajar, le echaba ganas al trabajo y como a las 2 semanas ya me dieron 80 dólares”, sonríe.

Sin embargo su sueño pronto se esfumó, apenas si le duró un mes, Víctor fue detenido en una redada, ser indocumentado le costó 2 años y medio de prisión.

“Mis sueños se derrumbaron, ya tenia 4 agarradas, y esas agarradas se complicaron se hicieron felonía y me dieron 30 meses de cárcel.
Tengo aproximadamente casi un año que no se nada de mi familia”, relata entre voz entrecortada.

En los primeros días del mes de septiembre el hombre de 53 años de edad fue deportado por la frontera de Matamoros, de aquella ciudad se traslado a Reynosa en donde encontró asilo el un albergue para migrantes.

Temporalmente se esta ganando la vida lavando autos, intenta reunir la cantidad de 600 pesos para reencontrarse con su familia.

Extraño a mi familia, mas a una niña que deje de 6 años, acaba de cumplir 11 en febrero, la mera verdad ya no me interesa nada, lo que quiero es estar con mi familia”, declaró.

Y fue de esta forma como el sueño americano de Víctor fue derrumbado, ahora desilusionado de ello, su próximo objetivo es volverse a Las Tablas y luchar por lo más valioso, su familia.

Sin embargo las historias que se tejen en torno al fenómeno de la migración no todas parten de la crisis económica, de la lucha constante por salir de la pobreza, la historia de Miguel Flores Estrada de 40 años de edad es diferente.

Ser el menor de sus hermanos, crecer con sobre protección, no conocer de disciplina, buscar libertad y diversión, llevaron a Miguel a emprender un viaje lejos de los suyos.

Hace 17 años decidió cruzar la frontera de México con Estados Unidos, burlando la seguridad aunque también compartía como muchos la ilusión de tener bienes materiales, soñaba con tener autos y una casa grande.

Sin saber si quiera pronunciar la palabra ok se arriesgó por alcanzar como muchos de migrantes el sueño americano, y experimentar la libertad, afirma que en su casa, como dependiente de sus padres no le faltaba nada.

“Es muy difícil para empezar que llegues tu de nuevo porque no sabes ni decir la palabra “ok”, pero piensas mucho en las cosas materiales, tener una casa, tener un carro parqueado, manejar otro, te la pintan muy fácil, pero cuando ya intentas sabes que es un poco difícil y te desengañas un poco”, comenta sentado sobre el bordo del río dando la espalda al Bravo.

Tras sortear una serie de complicaciones y carencias económicas, luego de 3 años de haber llegado a Chicago, encontró un trabajo estable como cocinero, desempeñando este oficio por más de una década.

La vida ya le sonreía su sueño americano, poco a poco se iba concretando, sin embargo Miguel tenía una grande debilidad por el alcohol,misma que fue la causa para que su sueño fuera tajado repentinamente.

“Para que yo haya sido cocinero aprendí a hablar inglés, se hizo lo que yo quise pero el problema fue la diversión, el alcohol, a veces sin carro y uno se iba al zumbido, pero no me dejo nada bueno”, lamenta.

“Yo estaba peleando por celular con la mujer que tenía, los vecinos llamaron a la policía, andaba con 2 ó 3 cervezas a dentro, andaba en bicicleta y me detuvieron en la calle, deje una vida en Estados Unidos”, así recordó el momento en que su sueño se termino en aquel país.

Sin un peso en la bolsa, sin haber si quiera ver realidad la vida material en la que soñaba, y sin un futuro concreto Miguel fue deportado a México, hace un año llego al albergue Senda de Vida, en donde dice haber conocido a Jesucristo, a quien ahora se ha entregado.

Ya rehabilitado del alcoholismo espera una señal divina que le indique retomar su camino y recuperar la parte de su vida que insiste dejo en Estados Unidos.

“Se quedo algo de mi allá y voy a tratar de arreglarlo, se lo voy a dejar a Dios porque me ha ayudado bastante y se lo voy a dejar a él”, manifestó.

Para los defensores de los derechos humanos la migración es un fenómeno difícil de erradicar, pues mientras exista necesidad, esta permanecerá, declaró Amelia Acosta morales.

“Esta situación de población migrante sabemos que es algo que no termina y que vamos a seguir con ello sobre todo de quienes estamos viviendo en frontera, es parte de nuestra vida cotidiana, ver que personas llegan del interior de la República con la intensión de cruzar a Estados Unidos y que también vemos a diario que hay grupos de personas deportadas”, manifestó.

Para el gobierno local de Reynosa esta situación es una carga que se traduce en la necesidad de recursos económicos, fondos de los que carece el municipio por parte de la federación para hacer frente al problema que generan los migrantes, y no solo los nacionales, puesto que Estados Unidos deporta también por esta frontera a los extranjeros, de quienes las autoridades locales se tienen que hacer cargo.

Enlaces Patrocinados:    sillas para oficina    |   sillas secretariales    |   sillones ejecutivos

blog comments powered by Disqus

» Minuto x minuto