ARCHIVO TEMÁTICO | CLIMA

Construyendo la fe de un pueblo

Víctor González, Reynosa, Tamps. / El Mañana -19 agosto 2012

En diciembre de 1835 se terminó e inauguró la primera etapa del antiguo templo de Nuestra Señora de Guadalupe

Templo de Nuestra Señora de Guadalupe. EL MAÑANA / Víctor González

Todo pueblo necesita de un templo para expiar los pecados y agradecer la bonanza de la salud, el trabajo y la prosperidad.

Los pioneros que forjaron la identidad de esta ciudad tenían la necesidad de adorar al “Altísimo” y se construían jacalones donde se oficiaba la misa para el pueblo de la Villa de Guadalupe de Reynosa, hoy Reynosa Díaz.

Con el traslado de la villa al punto actual que fue donado por Juan Antonio Ballí, para edificar la plaza de armas, la administración municipal, también se recomendó por autoridades del virreinato incluir un templo en la recién trasladada Reynosa.

Esto se sustenta en documentos que datan del 25 de agosto de 1802, bajo los reglamentos de las Leyes de Recopilación de Indias.

Además, se tiene el conocimiento de por lo menos dos construcciones de bajareque y techo de paja que existieron en este solar que funcionaron como templos, previo a la terminación de la primera etapa de cal y canto que se proyectó desde 1810.

Antes de concluir la primera etapa de la construcción, se rentó un local fuera de este sitio para oficiar la misa.

La homilía se ofrecía por el cura Juan José Cárdenas y fue él quién encabezaba los trabajos de la construcción de la parroquia.

En diciembre de 1835 se terminó e inauguró la primera etapa de construcción formal de cal y canto del antiguo templo de Nuestra Señora de Guadalupe, siendo el cura Lorenzo Treviño y el alcalde Manuel de la Fuente Iglesias, misma que se conserva hasta nuestros días.

La construcción de la torre del campanario, la única parte original del templo que se conserva en la actualidad, fue iniciada pocos años después de la culminación de la primera etapa.

Esta torre fue construida en diferentes etapas.

La primera etapa fue terminada en 1863, cuando se llevaron festividades durante 8 días, fue hasta 1898 que se terminó ya con la preparación para albergar el reloj del campanario.



Reloj llegó de Matamoros

>El reloj que adorna el campanario fue donado por la ciudad de Matamoros en los tiempos del alcalde Juan Bautista Chapa (J.B. Chapa), y en los reportes de la tesorería de la administración se dice que fue traído por ferrocarril y recibido desde el día 4 de abril de 1894 (4 años antes de culminar la obra), el costo por las maniobras de acarreo sumó total de 130 pesos.
>La tesorería a cargo de Carlos G. Nordhausen extendió pagos de 50 pesos, 150 pesos y 200 pesos por su instalación al señor Manuel Guerra, según las declaraciones de corte de caja de enero, mayo y junio, sobre el trabajo del reloj público.
>Otra reseña de obras públicas del año de 1900, confirma esta cantidad y aclara que “ el reloj fue cedido, (con) excepción hechas de algunos artefactos, por el municipio de Matamoros a Reynosa”.
>El gobernador del Estado Guadalupe Mainero, envió un telegrama felicitando al ayuntamiento presidido por J.B. Chapa y a la población por la inauguración del reloj el 5 de mayo de 1898.
>El templo fue derrumbado para dar paso a la contigua nueva iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe que se edifico entre 1950 y 1956.parte del Instituto Nacional de Migración con el apoyo de los gobiernos de los estados y del DF.




















blog comments powered by Disqus

» Minuto x minuto