ARCHIVO TEMÁTICO | CLIMA

El Venadito…, hoy Río Bravo

Armando González, Río Bravo, Tamps. / El Mañana -09 julio 2012

El Municipio libre se dio después de los plantones, marchas y gritos, en 1961

MOVIMIENTO. Otro intento más por el Municipio libre encabezaron cientos de ciudadanos. Fotos: EL MAÑANA / Armando González

Río Bravo cuna de hombres de mucha lucha, enjundiosos, tenaces y trabajadores, tiene su historia que data allá por el año de 1780, y hubieron de pasar casi dos siglos para que finalmente un 4 de diciembre del 1961, después de una serie de marchas, protestas, luchas y plantones, se consolidara en Municipio libre.

Conocido en sus albores con varios nombres, entre ellos como El Venadito cuyo primer dueño fue Antonio Vicente Uriza Conde del Sauto, después con otros más, como Los Ebanos, Tierra Galvamina y Colombres entre 1924 y 1934, hasta que alcanzó la categoría de poblado y se le conoció como Río Bravo.

En sus inicios fueron hombres bien intencionados como Telésforo Salinas de la Garza, quienes contribuyeron en el desarrollo general del entonces poblado, pero habría de ser entre los años de 1936 y 1945, cuando se acentúo el número de pobladores, se da el repunte comercial y agrícola, que serían el "Boom", que a la postre encausaron el movimiento Emancipador, que se vigorizó en los años 50.

La aparición de sindicatos como de Aceiteros, Despepitadores, de la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, la Celanese y otros más en pleno auge del llamado "oro blanco", que no era otra cosa más que la siembra y alta producción del algodón, sazonaron y acrecentaron los ánimos alimentando la inquietud por independizarse de la vecina ciudad de Reynosa.

Sobrepoblada la comunidad riobravense en aquellos años producto del repunte comercial y agrícola, fue que se decidieron a crear un comité Pro-emancipador, cuya lucha se extendió por varios años durante los cuales desfilaron un sin número de aguerridos ciudadanos, que en múltiples ocasiones se enfrentaron al entonces alcalde de Reynosa José Cruz Contreras, quien de antemano no veía con bueno ojos el movimiento.

En 1958 se consolidó el comité Pro-emancipador y se nombró a Horacio Sierra Garza, que de manera conjunta con un puñado de hombres y mujeres dieron paso a la formación de varios grupos, como el del líder agrario Marcos Villarreal, otros líderes del sindicato de Celulosa, Nacional Santos Degollado, el de Ramón Liñán, Martín Zapata Maldonado, hasta de Cultores de Belleza y Peluqueros, cuyo tesorero en aquel entonces fue Remigio García Guerra, quienes aportaban para la causa y el movimiento la cantidad de 30 pesos por semana, que era una suma considerable.

Fueron innumerables las reuniones, plantones, marchas y voces alzadas, de decenas, y cientos de hoy riobravenses bien intencionados, que tras una gran suma de esfuerzos y remarcada tenacidad, rindió sus frutos un 4 de diciembre de 1961, cuando siendo gobernador del Estado Norberto Treviño Zapata emitió el decreto a través del Congreso Local, un primero de enero de 1962 en el que se nombró a Santiago Salinas González como presidente de la Primer Junta de Administración Civil.

Fue así como en base a la Constitución Política del Estado, se convocó a elecciones en un período un mayor a los 12 meses a partir de la fecha señalada, en el que luego de un proceso de elecciones constitucionales, resultó electo como primer presidente municipal Pedro Martínez Vega, (en ese entonces había un solo partido.
.
.
el PRI).

Como dato es de mencionar que el entonces primer alcalde Pedro Martínez Vega se desempeñaba años atrás como jefe de la oficina Subalterna de Hacienda, y mantenía una estrecha amistad con Alfonso Martínez Domínguez, presidente del Comité Ejecutivo Nacional de ese partido.

Sin embargo poco le duro el mandato, ya que al año cuatro meses sufrió un cabildazo, en el que los tres regidores lo desconocieron, nombrando a José María Chávez Cobos, quien se convirtió así en el presidente de la Segunda Junta de Administración Civil, llevando de primer sindico a Jesús Horacio Rendón Valdés.

Le siguieron Gerardo Ballí de 1966-1968, José María González Flores de 1969 a 1971, Jaime Sánchez Bravo 1972-1974, Gilberto Silva Espinosa 1975-1977, Moisés Melhem Kuri, 1978-1980, Noé Garza Martínez 1981-1983, quien debido a un fatídico accidente termino el período Salomón Ibarra Aguillón.

Le siguieron Bernardino Canchola Herrera 1984-1986, José Gerardo Cavazos de 1987-1989, Jorge Cárdenas Garza 1990-1992, Juan Antonio Guajardo Anzaldúa 1993-1995, Bernardo Gómez Villanueva 1996-1998, Teodoro Escalón Martínez 1999-2001, Juan Antonio Guajardo 2002-2004, Juan de Dios Cavazos 2005-2007, Roberto Benet Ramos 2008-2010, y el actual Juan Diego Guajardo Anzaldúa.

Enlaces Patrocinados:    sillas para oficina    |   sillas secretariales    |   sillones ejecutivos

blog comments powered by Disqus

» Minuto x minuto