La letra de la marcha de zacatecas

Los bucólicos sujetos de pedestres rostros y apergaminados semblantes, folclóricos aldeanos del noreste de Tamaulipas, se reunieron por enésima vez en su restaurante preferido el Café Superior localizado por la calle Vicente Guerrero del Centro Histórico de Reynosa.

Tales sujetos prototipos de pintorescos y campechanos adalides anclados por la memoria a sucesos pasados, se reúnen todos los jueves para sacar de su faltriquera, viejos recuerdos que sacuden y desempolvan en la mesa del café para revivir otra vez, su reminiscencia de pretéritos sucesos.

Tales individuos tal vez no se recuerden de si almorzaron el día de hoy o qué fue lo que desayunaron, pero tienen muy vivos los recuerdos que sacan del rescoldo de sus recuerdos y les gusta hacer gala de su antepasada memoria.

Estaban todos ya reunidos y platicando de diversos recientes temas (1950) cuando arriba un poco tarde porque presta sus servicios al Ayuntamiento, el maestro de música José “Pepe” Ramos quien inmediatamente se sienta y toma la iniciativa de la conversación.

¡Pues qué les cuento! Exclama entusiasmado, que estoy formando un grupo de jóvenes a quienes les imparto clases de música con la intención de formar una orquesta sinfónica, una banda de música o de perdido una banda de guerra.
Los jóvenes a quienes les imparto las clases de música están tan interesados como yo y creo que voy a tener éxito.

Es muy bueno y plausible lo que tú haces, intervino Jesús Ríos, porque en la actualidad hay muchos muchachos que ni siquiera saben la letra del Himno Nacional, el cual, por cierto, se encuentra registrado en los Estados Unidos por un norteamericano.

Lo que dices es muy cierto, apuntó Luís Alejos Corona, también músico de profesión, y eso que nuestro Himno Nacional está considerado como el segundo del mundo solo después de la Marsellesa, aunque para nosotros es el primero.

Y también tenemos muy hermosas marchas, comentó Fernando Martínez Serna, e himnos como el Himno a Tamaulipas que es hermosísimo y la Marcha de Zacatecas conocida mundialmente.

A propósito de la Marcha de Zacatecas, comentó Pepe Ramos, acabo de leer que fue compuesta por Genaro Codina originario de esa ciudad capital del Estado, muchacho muy bueno e inteligente que en su mocedad le ayudaba a su padre en la fabricación de fuegos artificiales y aprendía contabilidad al tiempo que estudiaba música siendo el arpa el instrumento preferido.

Sus padres fueron doña María Dolores Fernández y Santiago Codina, siguió contando Pepe Ramos, y narra la historia que una noche de 1891, en una reunión familiar en la que se encontraba también Fernando Villalpando, quien era también músico y familiar político, surge una polémica y llegan a concertar una apuesta entre ellos dos y se comprometen a componer una marcha de guerra acordando que el triunfador le dedicaría la composición al gobernador del Estado, general Jesús Aréchiga.

Pasaron los días, según apuntan sus biógrafos, y a Genaro Codina no se le aparecía la inspiración por ninguna parte.
Pero una tarde que paseaba tranquilamente por la alameda, le vino de pronto la inspiración y presto se fue a su casa a escribir lo inspirado.

Puestos ya al frente cada uno con su composición, cada quien interpreta lo suyo y los jueces que habían sido invitados ex profeso para ello, determinan que el arreglo de Genaro Codina era el mejor.

Fernando Villalpando, su competidor o contrincante, no se dejó llevar por el coraje o la envidia, si no por el contrario, ayudó a su concuño a redactar mejor la composición y hacer los arreglos para que fuera tocada por una banda con el nombre del gobernador Jesús Aréchiga.

Al escuchar el general Aréchiga la marcha compuesta para él, y por lo visto era una persona sencilla sin vanaglorias o vanidades, ordena que la composición sea llamada “Marcha de Zacatecas” para honrar a su Estado.

Esta Marcha de Zacatecas ha sido conocida mundialmente y se dice que era una de las preferidas de Benito Mussolini y que las fuerzas alemanas la interpretaron cuando durante la Segunda Guerra Mundial, tomaron la ciudad de París, tal vez como un recuerdo de la derrota sufrida por los franceses por los mexicanos en Puebla el 5 de mayo de 1862.

¿Y tiene letra la Marcha de Zacatecas? Preguntó alguno.
Sí tiene letra, respondió el maestro Pepe Ramos.
Sucede que estaba yo cierta ocasión dando clases de música en una escuela primaria y uno de los alumnos me preguntó si yo sabía la letra de la Marcha de Zacatecas a lo que respondí que no la sabía.
El alumno me respondió que él si la sabía y que era como sigue: tan, tarara rán, tarara rán, ¡Qué pasen los alumnos de primero!, tarara rará rará rará, ¡Qué pasen los alumnos de segundo!.
.
.

Imprimir

Contáctanos | Información institucional | Publicidad | Aviso Legal