ARCHIVO TEMÁTICO | CLIMA

Los Monreal: Historia de una venganza frustrada

Por Álvaro Delgado/ El Mañana -09 mayo 2013

Los detenidos por planear el asesinato de Ricardo, David y Saúl Monreal Ávila niegan haberse identificado como miembros del narco ante los policías federales que los capturaron. De acuerdo con las actas ministeriales del caso, tres de ellos se dijeron trabajadores del empresario Arturo Guardado, y dos especificaron que él les encargó los crímenes para vengarse de los Monreal porque “desaparecieron” a su hermano Juan Carlos Guardado. En un oficio de la Policía Federal Ministerial fechado el 3 de abril se documenta el inicio del operativo que frustró el atentado contra los hermanos Monreal Ávila.

El 9 de diciembre de 2012, en Zacatecas, el empresario Arturo Guardado Méndez contrató a dos pistoleros para asesinar a Ricardo, David y Saúl Monreal Ávila.
La razón: vengarse de ellos por presuntamente haber “desaparecido” a su hermano Juan Carlos.

Para cumplir con este “jale”, ese mismo día, en la ciudad de Fresnillo, Guardado Méndez proveyó de armas y dinero a José Luis Vázquez Delgado, alias El Chato, y a Juan Carlos Esqueda Hernández, quienes habían sido sus trabajadores en la empresa El Fresno, de su propiedad.

Aunque el empresario niega haber tramado liquidar a los Monreal, y aun asegura que éstos y su familia tienen “muy buena relación”, el testimonio de los matones lo condena: “Quería matarlos por venganza, ya que habían desaparecido a su hermano Juan Carlos Guardado Méndez”.

Después de que se frustró la conspiración contra los Monreal, la madrugada del 4 de abril, el diputado Ricardo Monreal y su hermano David pidieron no especular sobre el móvil y la Procuraduría General de la República (PGR) adujo que fue una venganza, pero nadie aceptó que Guardado Méndez acusa al clan del secuestro de su hermano, en febrero de 2011.

De hecho, conforme a las declaraciones ministeriales de los dos pistoleros –de las que Proceso tiene copia–, Guardado Méndez había ordenado matar primero a Saúl Monreal Ávila, cuyo período como alcalde de Fresnillo lo concluyó justamente Juan Carlos Guardado Méndez.

Al no poder liquidarlo, porque Saúl solía estar siempre acompañado por colaboradores en su búsqueda de ser otra vez candidato a alcalde de Fresnillo, el empresario inculpado dispuso materializar la venganza en la Ciudad de México contra otros dos hermanos: Ricardo, diputado, y David, senador.

La conspiración duró casi cuatro meses hasta que, el 3 de abril, fue descubierta por una intercepción telefónica del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), supuestamente fortuita, y fueron capturados cuatro implicados, encabezados por Guardado Méndez, de inminente consignación por delitos de delincuencia organizada, portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército y homicidio en grado de tentativa.

Aunque la PGR afirmó que al menos dos de los implicados forman parte del narco, ellos lo niegan y se asumen como conocidos y trabajadores de Guardado Méndez: Vázquez Delgado, de 48 años, declaró haber sido chofer en la empresa, y Esqueda Hernández, de 38, cargador.

Junto con Guardado Méndez se detuvo, en un hotel de la Central de Abastos, a Jesús Guerrero Ruiz, también trabajador, quien negó conocer siquiera del plan.
Con ellos estaban los dos hijos menores del empresario, que fueron puestos en libertad.

Según la averiguación previa AP/PGR/SEIDO/UEITA/043/2013, la conspiración se descubrió el 3 de abril, cuando agentes del Cisen escucharon un plan para asesinar al diputado Monreal, al que en documentos los policías y los implicados le atribuyen erróneamente ser senador.

En eloficio PGR/PFM/DGIPAM/IT/9719/ 2013, de la Policía Federal Ministerial, fechado el 3 de abril, se documenta el inicio del operativo que frustró el atentado contra los hermanos Monreal Ávila.

Según el documento, aproximadamente a las 18 horas de ese día la corporación recibió una llamada del director general jurídico del Cisen, Víctor Emilio Carzo Cabañas, quien informó que en el hotel Prim “se encuentran hospedadas personas armadas quienes planean ejecutar al senador (sic) del PT Ricardo Monreal Ávila, el día jueves 4 de abril, motivo por el cual se hace de su superior conocimiento, ya que podría tratarse de conductas constitutivas de delitos”.

PRIMERO SAÚL
En otro oficio se informa que se inició la investigación por “un posible atentado que se planea en contra del senador Ricardo Monreal Ávila” y desde entonces se identifica a los agresores: “Un grupo de presuntos sicarios pertenecientes al narco, originarios del estado de Zacatecas”.

En ese informe, el PGR/PFM/DGIPAM/PD/9721/ 2013, elaborado por los agentes Israel Sánchez Uribe, Jonathan Pozos Naranjo y Juan Antonio Flores Hernández, se detalla la captura de Vázquez Delgado y Esqueda Hernández, quienes intentaron huir:
“(…) Al preguntarles el motivo de su reacción, nos mencionaron que corrieron porque se pusieron nerviosos, ya que portaban armas de fuego y que las armas que portaban las iban a utilizar para ejecutar a un senador del PT de nombre Ricardo Monreal Ávila, que la persona que los había contratado para la ejecución de dicho senador se llama Arturo Guardado Méndez, quien se encontraba hospedado en el hotel Plaza Abastos, ubicado en la zona de la Central de Abastos de esta ciudad.

Añade el informe: “Asimismo manifestaron pertenecer al grupo criminal y que su área de operación con este grupo es el estado de Zacatecas y que llegaron al DF únicamente con la finalidad de ejecutar al senador Monreal el jueves 4/abril/1203, porque así lo plantearon junto con Arturo Guardado Méndez”.

La declaración de Vázquez Delgado, alias El Chato o Luis, quien afirma conocer a Guardado Méndez “desde que éramos niños”, es prolija en los detalles de la conspiración.

Declaró, a las 13 horas del 4 de abril, que todo comenzó el sábado 9 de diciembre de 2012, cuando recibió una llamada a su celular de Guardado Méndez para preguntarle si le interesaba un trabajo y quedaron de verse al día siguiente en Fresnillo.

“Nos saludamos y luego me dijo que si le entraba a un bisne, por lo que dije que dependía de qué bisne se tratara y me contestó que se trataba de matar a uno de los Monreal, es decir al senador Ricardo Monreal o a su hermano David en el DF.
Entonces les dije que para ese jale se necesitaba dinero y armas, contestándome que él tenía el dinero y las armas para ese trabajo y que quería matarlos por venganza, ya que habían desaparecido a su hermano Juan Carlos.
Me convenció y como yo no tenía trabajo en ese entonces le dije que estaba bien, pero que necesitaba para mis gastos de comida.

Guardado Méndez le entregó a Vázquez Delgado 3 mil 500 pesos y una pistola Colt “del caballito” calibre .
45 con dos cargadores de seis cartuchos cada uno: “Me dijo que le echara ganas, que me encargaba el trabajo para que todo saliera bien, porque le iba a ayudar a Juan Carlos Esqueda Hernández, contratado para la misma operación”.

Poco después éste se reunió con ellos y los tres se pusieron de acuerdo para asesinar, primero, a Saúl Monreal Ávila, quien como alcalde de Fresnillo tuvo como secretario del ayuntamiento y alcalde sustituto a Juan Carlos Guardado, desaparecido desde 2011.

El lunes 11 ambos comenzaron la vigilancia para “primero saber sus movimientos y entonces determinar el lugar más adecuado para matar a Saúl Monreal”, sólo que éste siempre se encontraba acompañado por miembros de su equipo.

“Así estuvimos hasta el 30 de marzo, pero nunca encontramos la oportunidad de matar a Saúl Monreal Ávila, pues en enero de este año empezó su precampaña para contender por la presidencia municipal de Fresnillo, Zacatecas, y entonces traía más gente a su lado y fue imposible cumplir la encomienda de Arturo Guardado Méndez que, como no pudimos hacer nada contra Saúl Monreal, entonces Arturo Guardado nos dijo que teníamos que trasladarnos a la Ciudad de México para adecuar los movimientos de Ricardo y David Monreal Ávila.

El 1 de abril, los dos pistoleros llegaron a la Ciudad de México y se hospedaron en el hotel Prim, ubicado a unas cuadras de las oficinas de Ricardo Monreal, que comenzaron a vigilar.
Fueron también “hasta los interiores del Senado, donde permanecimos para tratar de localizar a Ricardo o a David Monreal, pero no los pudimos localizar”.

NO SOMOS NARCOS
Antes de trasladarse a la Ciudad de México, Vázquez Delgado y Esqueda Hernández le devolvieron las armas de fuego a Guardado Méndez, quien se las volvió a entregar en la Central de Abastos, donde también les facilitó una camioneta de su propiedad.

Al ser detenidos, la camioneta Ford Ranger, con placas de circulación MMG9600 del Estado de México, estaba en el estacionamiento del hotel donde ambos se hospedaban.
La tarjeta de circulación está a nombre de Arturo Guardado Méndez, otra prueba en su contra.

La declaración ministerial de Esqueda Hernández ratifica que la autoría intelectual del complot para asesinar a los hermanos Saúl, David y Ricardo Monreal Ávila es del empresario Guardado Méndez, quien a él le entregó una pistola Pietro Beretta calibre 9 milímetros.

Enlaces Patrocinados:    sillas para oficina    |   sillas secretariales    |   sillones ejecutivos

blog comments powered by Disqus

» Minuto x minuto